El azar no existe; Dios no juega a los dados.
Albert Einstein